CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 

Columna 019:
La irresponsabilidad sexual mucho más grave en el s. XXI

 
 
 
CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 
Por: Israel Mendoza Torres.
 
 

La sexualidad como tema, aún ha sido polémico por los prejuicios que la misma sociedad ha impuesto a sus integrantes.

 

Según el Programa Educativo Millennium, en su tomo IV, que las capas filogenéticamente nuevas del cerebro (neocórtex) ha permitido que la conducta sexual del hombre vaya más allá de los limites de la conducta sexual animal;  y se convierta en algo que no se limita a una función reproductora y que constituye una parte importante de la vida del individuo en su totalidad.

 

Remontándonos y haciendo recovecos en la historia, el sexo era solamente practicado para la fertilidad, es decir, para procrear hijos. Acciones que fueran hechas de otra manera eran castigadas hasta con la muerte, es decir, tener relaciones sexuales solo por el simple hecho de tenerlas.

 

En distintos tiempos, en diferentes culturas fueron tomando a ídolos para la representación del amor, la sexualidad, la fertilidad, entre otros, como fue el caso de Ishtar (diosa del amor y la fertilidad), en el próximo Oriente, a quien se le rendían cultos para que la población creciera; Dionisio, incorporó la sexualidad a sus ceremonias en Grecia, visto esto, como privilegio para unos cuantos.

 

Corrientes nuevas fueron denotando la aparición de la sexualidad como tal; como ocurrió en la civilización ateniense, no hubo hallazgos de crecimiento demográfico; pero impusieron la moda de la pederastia.

 

Copyright © Corbin Fisher.
Modelos: Desconocidos.

 

Teóricamente hablando, lo asumían como una forma de educación superior en la que un muchacho (entre los 17 y 23 años), cuando terminaba su escolaridad, era entregada su tutela, por sus padres, a un hombre adulto y sabio.

 

Sin embargo, en la actualidad, no se ha aseverado que solamente haya sido una relación intelectual y afectiva, o también denotaban relaciones sexuales. Según ellos, la tutela del muchacho era para prepararlo intelectualmente y retrasar así, el matrimonio. Si aún la sexualidad no era un tema que se podía tratar como tal en la escuela, mucho menos en la familia. Los prejuicios se fueron dando conforme la población se situaba como una civilización.

 

La homosexualidad era una actividad a la que recurrían hombres que tenían pactos con el demonio; que iban en contra de los designios de Dios. En la edad media eran considerados casi como homicidas los que practicaban el coito anal u oral, era despiadado.

 

La masturbación era un acto que violaba todo principio moral, era un pecado, religiosamente hablando. Muy a pesar de que la masturbación era un acto que se llevaba a cabo desde el inicio de la humanidad se crearon mitos referentes a ello. En el caso de los hombres, dicha actividad era utilizada por infelices y desdichados. Les salía pelos en la mano por hacer uso de ésta auto motivación erótica.

 

Científicamente se ha comprobado que no salen pelos en la mano, o que se acaban los espermatozoides (ellos no tienen fecha de caducidad; pueden generarse de mayor a menor proporción, pero no desaparecer por completo).

 

Propiamente dicho, masturbación es toda actividad auto erótica que lleva a cabo el sujeto manipulando su propio sexo. La masturbación tiene lugar, normalmente, en ambos sexos a partir de la primera infancia, y en grado particularmente elevado, en los adolescentes. Contrariamente a lo que se pensó durante largo tiempo, no es un fenómeno patológico: su significación e importancia depende de la vida fantasmática a ella ligada así como las ansiedades y conflictos resultantes.

 

La masturbación solamente se convierte en patológica a partir del momento en que llega a ser preferida al coito normal. No determina trastornos, pero puede ser un síntoma neurótico; según el Diccionario psicológico del “Manual de Pedagogía y Psicología”, de editorial océano.

 

Para el Dr. Ricardo León, psicoterapeuta en relaciones de pareja y otras, dice que los mitos están rompiéndose con respecto a la libertad que tiene cada individuo de vivir su sexualidad —lo que pasa es que la liberación sexual justamente surge desde la parte de los hombres homosexuales, porque, bueno, la liberación sexual empieza en los años veinte con las mujeres, con la quema de los brasieres y todas éstas cosas— asume León.

 

Con respecto a la sexualidad —en los 60’s y 70’s, surge una segunda fuerza, etapa, o un segundo momento; donde los hombres homosexuales, desde Nueva York, desde San Francisco, empiezan a manifestarse. Incluso, empieza la primera marcha homosexual en Nueva York—.

 

Y en tanto, la masturbación era una situación distinta pero igual de reprimida —unos de los mitos más comunes sobre la masturbación  existe, creados por la iglesia católica y los protestantes, a todo mundo. Mito, estamos hablando de algo que es una tradición, que no necesariamente tiene un fundamento, o no necesariamente  tiene una verdad—, también afirmó que eran formas de mantener y rescatar los valores conservadores, que para ellos, en ese momento, era lo más importante; pues se manejaban poderes, intereses y era una forma de asustar a la gente hablando mal de cualquier expresión sexual distinta a la heterosexual.

 

Para que esta postura continuara manteniendo la fuerza, que pues todavía tiene de alguna manera, aunque ha perdido, pero sigue teniendo una fuerza importante, lo han manejado bastante bien—, puntualiza el Dr. Ricardo León ante la postura de la iglesia referente la masturbación y otras expresiones sexuales.

 

El ser humano tiene la libertad de vivir su sexualidad como mejor le plazca, sin atentar en contra de terceras personas, es decir, que no por ser dueño de su cuerpo, significa que va a tener sexo con cuantos se le paren enfrente, contagiándolos de alguna Enfermedad de Transmisión Sexual, o en el peor de los casos de VIH.

 

Un hecho lamentable, ocurrido hace unos años en Estados Unidos, en donde un hombre homosexual tuvo sexo con más de cien hombres, aun cuando sabía que tenía sida. Al momento de contagiarlos, desprendió una nueva corriente de este mal crónico por ingerir drogas y alcohol aún estando enfermo. La responsabilidad de vivir con libertad nuestra sexualidad radica en el uso del condón, y asegurarse de que ni uno ni otro estén infectados de alguna ETS.

 

No, por nada de nada estoy diciendo que la mejor manera es no tener sexo, porque es un placer que el ser humano posee como privilegio, sino que debemos (sí, debemos) de tomar muchas precauciones. Recordemos que las tiempos son nuevos, y entre más avance el tiempo, las enfermedades pueden hacerse mucho más fuertes que cuando se originaron hace años.

 

 

IMPORTANTE: Copyright © 2008 Israel Mendoza Torres. La columna ‘Cardinal’, así como El logotipo y nombre de ‘Cardinal’, están resguardados bajo los términos del Derecho de Autor. Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización por escrito de su autor.

 

© La vida no es más que el fruto de lo que vamos construyendo. No hagamos lo que no queremos que un día nos hagan a nosotros; porque el tiempo es sabio y pone todo en su lugar, tarde o temprano. . . No hagamos sexo por el simple hecho de hacerlo; porque las enfermedades serán la peor consecuencia… La mejor arma contra la ignorancia es la lectura; aprendamos a leer más para ampliar nuevos horizontes en nuestra mente…

 

 

Expidan todos sus comentarios, quejas o sugerencias al correo electrónico: Correo electrónico
 

¡Hasta la próxima!
 

 
 
 
© VeracruzGay.com & Israel Mendoza Torres ● 2008 ● Derechos Reservados ● México