CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 

Columna 024:
El orgullo de ser Gay también se siente

 
 
 
CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 
Por: Israel Mendoza Torres.
 
 

Cuántas anécdotas no podríamos relatar cada uno de los que somos homosexuales —dentro o fuera del “clóset”—. Definitivamente que muchas. Pero resulta un tanto incomodo revelar aquellas que nos hacen cierto daño, o que simplemente nos ridiculizan a causa de la ignorancia humana.

 

Resulta que en cierta ocasión, fui (como todos los días) a casa de mis papás, en donde me ocupo mucho en escribir, leer y ver películas con mi mamá (con mi papá también cuando es fin de semana).

 

Ese día tenía que marcharme más temprano de lo acostumbrado a cubrir otros compromisos agendados con anterioridad. Me dirigía hacía la avenida principal para abordar un taxi que me llevara al Distrito Federal.

 

En ese tramo recorrido, me topé con un tipo (y lo digo así tal cual, sin remordimiento a mis modales) que estaba subiéndose a su bicitaxi (para quienes nos leen de otro sitio, los bicitaxis son bicicletas ancladas a una caja de fierro en donde se encuentran disponibles dos asientos (como los existentes en China)), y me dijo en voz baja (pero que alcancé a escuchar): “quítate maricón”.

 

Al principio provocó en mí un sentimiento de desprecio pasando por el enojo. Simplemente, pero contundentemente, le respondí: “lamentablemente, el ser humano se limita a sí mismo.

 

Copyright 1: © 2000 Steve Walker.
 2: © LucasEntertainment. Modelos: Desconocidos.

 

Y tú eres el vivo ejemplo de ello. En lugar de entrometerte en la vida de los demás, deberías ponerte a leer más sobre lo que desprecias, u odias. Eso te ayudará a respetar. No seas ignorante, que mientras tú me discriminas por una cosa, a ti te discriminan por tu condición social… mejor no hacer lo que no quieres que te hagan...”.

 

“…Porque sería muy fácil para mí discriminarte y lanzar cobardemente al aire, adjetivos como ‘mediocre’, ‘ignorante’, y muchos más; pero creo que tú mereces el mismo respeto que yo. Porque lo que hagas en tu vida privada, o como prefieras dirigir tu vida es asunto tuyo, no mío. Y te recuerdo que existe una ley que previene la discriminación, incluida la homofobia. Deberías leerla antes de hablar por el simple hecho de tener boca”.

 

Efectivamente, la homofobia se terminará cuando los seres humanos se internen mayormente a las lecturas científicas, literarias e informativas. No tendría por qué ser un factor determinante el que sea conductor de un bicitaxi, pues cualquier trabajo es digno.

 

No obstante, es así. Aunque tengan ese tipo de trabajo no los exentan del aprendizaje, y mucho menos los absuelve al discriminar o faltarle el respeto a otros individuos. La sociedad es tan influenciable —eso ya lo sabemos desde siempre—, pero por qué no se deja influenciar en cuanto al respeto del ser humano en general.

 

Todos podríamos decir lo difícil que es vivir siendo homosexual, por tantas y tantas enumeraciones que se han hecho ya sobre las formas en que somos refractados. Pero existe la contraparte, sí, las virtudes que como seres humanos con orientación sexual distinta a la heterosexual tenemos.

 

Los homosexuales gozamos de muchos —no sé cómo llamarles para no sonar como extremista ni poco objetivo— sentidos o pensamientos que no hacen únicos de las mujeres y hombres heterosexuales.

 

Por ejemplo, un gay gusta de ahorrar para vivir mejor, sin pasar necesidades; prefiere las lecturas más sofisticadas; son artistas natos; podemos aconsejar a un hombre o mujer hetero; dicen que poseen un tacto para la distinción y la elegancia; son creativos e imaginativos poderosamente; son mucho más sensibles…

 

…el amor que profesan es mucho más apasionado; cuando se es amigo (pero amigo de verdad) lo es en su totalidad; tienen una sensibilidad característica por el medio ambiente; gustan de cuidar su cuerpo, algunos gustan por los deportes extremos y otros por los más sencillos; la mayoría sabe cocinar muy bien, entre otras cosas más que nos hace únicos y a la vez igual que todos los demás.

 

 

Obviamente es de manera general, cada individuo tiene sus propias virtudes que lo hacen distinto a los demás. Sin embargo, algunos podrán sentirse atraídos por ciertas virtudes y otros por alguna de las demás que enumeramos anteriormente.

 

El mensaje que quiero transmitir es que no importa qué puedan pensar los demás de nosotros, pues cada uno sabe lo que vale y como dirige su vida. Tenemos muchas cosas buenas que como seres humanos podríamos implementar, de manera conjunta, para ayudar hasta a quienes nos desprecian.

 

Que le digamos de una forma disímil al mundo que al ver a dos hombres o dos mujeres besándose, o que un hombre nazca equivocadamente en un cuerpo, o que besen a una mujer y un hombre a la vez no van a ser objeto de ningún virus que contagie la homosexualidad, que somos seres de otro planeta, y mucho menos que somos seres humanos indignos de estar en éste mundo.

 

No soy muy afecto a las marchas que año con año se realizan en muchísimos países del orbe, he de confesarlo. Aunque respeto totalmente dicha actividad. Sin embargo, creo firmemente que existen infinidad de actividades a realizar para mostrar a la sociedad que los homosexuales también somos parte de éste mundo. No se trata de obligar a nadie a aceptarnos, porque no es así. Pero sí tenemos la obligación de respetarnos todos y cada uno de los seres humanos que conformamos éste descuidado mundo.

 

Habrá que ponerse de acuerdo un día, no sé cuál, pero algún día para echar a volar nuestra creatividad y ver de qué forma podemos ayudar en los problemas que convergen a nuestro mundo. Porque la discriminación no es el único problema que existe, hay una cantidad impresionante. Ahí es donde demostraríamos que los homosexuales merecemos, por obligación, respeto.

 

Cada uno piénselo desde su sitio más cómodo y la respuesta la obtendrán. El mundo también necesita de nosotros y nosotros de él. Y si nos sentimos orgullosos de ser homosexuales, sintámonos en demasía.

 

 

IMPORTANTE: Copyright © 2008 Israel Mendoza Torres. La columna ‘Cardinal’, así como El logotipo y nombre de ‘Cardinal’, están resguardados bajo los términos del Derecho de Autor. Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización por escrito de su autor.

 

© La vida no es más que el fruto de lo que vamos construyendo. No hagamos lo que no queremos que un día nos hagan a nosotros; porque el tiempo es sabio y pone todo en su lugar, tarde o temprano. . . No hagamos sexo por el simple hecho de hacerlo; porque las enfermedades serán la peor consecuencia… La mejor arma contra la ignorancia es la lectura; aprendamos a leer más para ampliar nuevos horizontes en nuestra mente…

 

 

Expidan todos sus comentarios, quejas o sugerencias al correo electrónico: Correo electrónico
 

¡Hasta la próxima!

 

 
 
 
© VeracruzGay.com & Israel Mendoza Torres ● 2008 ● Derechos Reservados ● México