CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 

Columna 047:
Extrañamos por experiencia y por temor al cambio

 
 
 
CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 
Por: Israel Mendoza Torres.
 
 

Ahora que mi compañero sentimental y yo hemos modificado algunas actividades que solíamos hacer los fines de semana a consecuencia de la enorme carga de trabajo de ambos, me hace pensar que entre más lejos está, más lo extraño.

 

Entre más alteraciones concibamos en nuestro entorno provocado por disímiles circunstancias alejadas de nuestras posibilidades, más lo extraño. Y es que la estabilidad que me entrega me provoca un sentimiento de bienestar, sin caer en el hartazgo.

 

Todos en algún momento extrañamos alguna acción. Como por ejemplo, extraño reír a carcajadas, hasta terminar con lágrimas en los ojos, cuando comíamos toda la familia junta. Otros pueden extrañar a un ser amado que murió. Y parte de ello es porque no teneos la suficiente capacidad de enfrentarnos a las evoluciones de la vida, y de nosotros como personas.

 

Cuando proviene un cambio en nuestro entorno, se es capaz de extrañar lo que en el pasado hacíamos; pero es porque no deseamos o nos provoca miedo arriesgarnos al cambio. Todos los seres humanos extrañamos aquello que nos hace sentir estables emocionalmente. Pero en algunos casos, lo que sacude nuestras emociones (por muy inestables que parezcan) las extrañamos.

Esto sucede cuando la dependencia de un individuo a otro es garrafal. Una persona llega a extrañar los sinsabores que vivió en la relación con

 

Copyright: 1: © Desconocido. Modelo: Desconocido.
2: © BelAmi. Modelos: Josh Elliot y Ralph Woods.

 

su ex pareja; porque es tanta la dependencia, la costumbre, que hay en ella.

 

Ese sentimiento que los seres humanos poseemos al añorar a alguna persona, objeto, acciones o reacciones se debe a las costumbres que cada individuo posee; o bien, de las funciones específicas del cerebro. En ésta última, debido a ciertos desordenes psicológicos o disfunciones psiquiátricas.

 

Si bien, extrañar es sentir la novedad de algo que usamos, echando de menos lo que nos es habitual [Diccionario Esencial de la Lengua Española. Real Academia Española. Editorial Espasa. Pág. 654]. La definición nos deja claro que el pasado y el presente no siempre tienen que ser inciertos, o desdeñables. El pasado es nuestro aprendizaje. El presente es lo que intentamos aprender. Y el futuro es lo que tenemos que arriesgarnos a aprender.

 

Existentes personalidades muy bastas, que reflejan reacciones distintas a los mismos sentimientos que el ser humano tiene en común. Es posible que un niño nacido en el campo eche de menos salir a correr a tempranas horas detrás de sus padres a los terrenos fértiles. Esto se debe a que su familia así está acostumbrada. La gente extraña lo que le fue instruido.

 

En otras situaciones, por ejemplo, cuando un niño es llevado al campo a vacacionar, extraña las actividades que dejó en la ciudad, porque nunca vivió cerca de la naturaleza. Es muy claro, a lo que no estás acostumbrado, es posible no añorarlo. A menos que un evento marque una sensación realmente trascendental para que se extrañe.

 

Aunque en algunos casos, y cada vez más, las costumbres sólo son parte de una obligación. Es por eso que cuando una persona cumple su mayoría de edad rompe con ciertos costumbrismos familiares, como ir a misa y comer en reunión todos los domingos, ir a fiestas familiares… todo depende de cada individuo.

 

Una pareja homosexual es inestable, según estudios psicosociales (y según apreciaciones inexpertas y poco instruidas en el tema). Sin embargo, hay muchas uniones que han construido una vida en pareja con estabilidad en casi todos los aspectos. Y es en ellas que se extraña por convicción, por la confortabilidad que ambos han alcanzado, y cuando se merma ese confort nace dicho sentimiento.

 

En una charla que sostuve con un amigo muy entrañable, comentábamos que un homosexual de edad avanzada añora una vida en pareja con cierta estabilidad. Y la añora porque durante su juventud ya tuvo la oportunidad (según sea el caso) de experimentar muchas emociones que forman parte del crecimiento humano.

 

Y en ésta parte, no se está extrañando algo que ya se vivió y en el presente ya no lo tiene; más bien, refiere a las necesidades que tiene una persona, un individuo por naturaleza: el bienestar, la comodidad.

Las sensaciones van dejando de ser trascendentales porque necesita de las vivencias que internamente, desde los sentimientos, alimenten nuestra vida. No todo es sexo, y no todo es pareja tras pareja. No todo está resuelto con los amigos de ocasión, o los reventones de todos los fines de semana.

 

 

Existen muchas, infinidad de emociones que experimentar, como el regocijo que provoca un compañero sentimental en nuestras vidas. Como ya lo decía una frase anónima, “La experiencia es algo que consigues justo después de necesitarlo”.

 

Extrañar es sentir que seguimos vivos, que hemos recorrido cierto tramo en nuestro destino y queremos mantener lo verdaderamente valioso. No tiene que ver con la edad, pero sí tiene que ver con la madurez que vamos alcanzando día a día.

 

El buen juicio proviene de la experiencia y a menudo la experiencia se obtiene de malos juicios” frase célebre adjudicada a la escritora de origen estadounidense, Rita Mae Brown.

 

 

IMPORTANTE: Copyright © 2009 Israel Mendoza Torres. La columna ‘Cardinal’, así como El logotipo y nombre de ‘Cardinal’, están resguardados bajo los términos del Derecho de Autor. Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización por escrito de su autor.

Blogs del autor:

 

israelmendozatorrespresenta.blogspot.com

homosexualidadresponsable.blogspot.com
planetaenlibertad.blogspot.com

imtdenunciaciudadana.blogspot.com


© La vida no es más que el fruto de lo que vamos construyendo. No hagamos lo que no queremos que un día nos hagan a nosotros; porque el tiempo es sabio y pone todo en su lugar, tarde o temprano. . . No hagamos sexo por el simple hecho de hacerlo; porque las enfermedades serán la peor consecuencia… La mejor arma contra la ignorancia es la lectura; aprendamos a leer más para ampliar nuevos horizontes en nuestra mente…

 

 

Expidan todos sus comentarios, quejas o sugerencias al correo electrónico: Correo electrónico
 

¡Hasta la próxima!
 

 
 
 
© VeracruzGay.com & Israel Mendoza Torres ● 2009 ● Derechos Reservados ● México