CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 

Columna 049:
¿Por qué soy homosexual?

 
 
 
CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 
Por: Israel Mendoza Torres.
 
 

Seguramente que en algún momento de tu vida, sea cual fuere, te has cuestionado una y mil veces ¿por qué existe la homosexualidad? ¿Por qué eres así, y no como los demás?

 

Quizá cuando ese extraño encuentro que tuviste contigo mismo no fue como lo esperabas, o como hubiesen esperado los demás. Muchas personas hablan de que la homosexualidad es una enfermedad; y por lo tanto, curable.

 

Estas teorías han sido mal infundadas, pues carecen de argumento científico; y han sido emitidas a través de los medios de comunicación refutando que han existido casos en donde el homosexual vuelve al camino de Dios, vuelve a ser ‘normal’, es decir, heterosexual.

 

Quiero decirles a estas personas —evidentemente es obvio que se trata de la iglesia católica— que es una falta de responsabilidad al hablar algo de lo que no se está seguro, y más aún, exponerlo a los medios informativos.

 

El significado de homosexualidad en el ‘Diccionario Enciclopédico’ de Olympia ediciones es la inclinación hacía la relación erótica con individuos del mismo sexo.

 

Copyright 1: © BelAmi. Modelo: Jerry.
2: © BryanOckert. Modelos: Desconocidos.
3: © TeenBoysWorld. Modelo: Sander.
4: © CircleJerkBoys. Modelos: Vinnie y Mauricio.

 

Según el ‘Diccionario de Psicología’ del ‘Manual de Pedagogía y Psicología’, homosexualidad es una conducta propia del sujeto homosexual. Calidad o esencia del ser homosexual. En psicoanálisis, perversión sexual ligada a la elección de objeto amoroso en el propio sexo.

Y para el Doctor Ricardo León, psicoterapeuta, especialista en situaciones de pareja e individuales, comenta que “existe la teoría psicoanalítica, la extragenetista, teoría hormonal, teoría biológica; todos coinciden en que no sabemos por qué, o sea, en qué”.

 

Todos coinciden en que es multifactorial o que hay muchas cosas que pueden favorecer o que no, los genetistas hablan de un gen rosa, que todavía no está descubierto, pero que se dice que puede existir. Y este gen rosa significa que puede ser que haya personas o sujetos con muchas más tendencias o facilidad para ser homosexuales. Claro, también se sabe, o también se dice que aunque tuvieron el gen rosa, podría no serlo. Pues no resuelve mucho ¿no?”.

 

 

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró en 1973 que descarta tajantemente a la homosexualidad como una enfermedad. “No es considerada enfermedad, ni problema. En 1973 la Organización Mundial de la Salud, la eliminó como un trastorno sexual o como una enfermedad psicosexual. Y la dejó únicamente, como las personas que viven su sexualidad o, sí, sexualidad, con personas de su mismo sexo, en el caso de la homosexualidad. Entonces, bueno, a partir del ’73, se sabe, según la OMS, que no tiene una connotación de enfermedad”, puntualizó el Dr. León.

 

Para la psicología, existen varios tipos de homosexualidad, como parte de una clasificación de este tipo de orientación sexual:

 

• Homosexualidad absoluta, es aquella que depende exclusivamente del mismo sexo en la elección del objeto —siendo el hombre gay—.
 

• Homosexualidad afigónica, la que se caracteriza por la capacidad de elegir objetos de uno u otro sexo —en palabras más habituales, la bisexualidad—.
 

• Homosexualidad contingente, dícese de la que se manifiesta  únicamente en condiciones adversas al contacto heterosexual —por ejemplo, la manifestación que tienen los reos de las cárceles, que tienen sexo con otros reos por la necesidad sexual que ejerce en ellos el encierro y falta de una mujer—.
 

 

• Homosexualidad latente, la que es propia de la condición bisexual del ser humano y que puede encontrarse, en estado larvado, en todos los individuos —el ser humano es bisexual por naturaleza, pero no todos la desarrollan de la misma manera; hay quienes ni siquiera la desarrollaron o desarrollaran en toda su vida—.
 

• Homosexualidad manifiesta, ‘perversión’ caracterizada por la dependencia para la estimulación y gratificación erótica de una pareja del mismo sexo —es decir, que desde que se es niño, muestra factores muy marcados que son el indicativo de su orientación sexual, la de la homosexualidad—.

 

Lo cierto, es que ya ha sido alejada del término enfermedad. Aunque en la actualidad se sigue creyendo que así lo es. Para otros, la homosexualidad es, simplemente, un descuido de los padres (al no prestarle atención al hijo); un mal neuronal; castigo de Dios por haber hecho algo mal en su juventud, o incluso, en vidas pasadas.

 

Nada de lo anterior es verdad ni real. La falta de información con argumentos científicos y de experiencia propia ha permitido que cada día se tergiverse la palabra homosexualidad; y más aún, a los que les tocó vivir con ella.

 

En cuanto a las relaciones de pareja homosexual, es ya un hecho, aunque aún no se manifiesta de manera legal en todo el mundo —solo en unos cuantos países—. Pero los que gozamos de una relación de pareja, podemos puntualizar que es una experiencia realmente única y maravillosa; que si se puede mantener una relación afectiva con otro hombre y que, no necesariamente, tiene que ser el acostarse para tener relaciones sexuales y ya.

 

 

Cuando se conjunta el amor, la comunicación, el respeto, la admiración, la tolerancia. . . con el sexo, resulta una relación perfecta —por así decirlo—, que en mi caso, es así.

 

Otros podrán opinar de una manera disímil; pero sea el caso que sea, si se puede entablar una relación hombre con hombre, o mujer con mujer.

 

 

IMPORTANTE: Copyright © 2009 Israel Mendoza Torres. La columna ‘Cardinal’, así como El logotipo y nombre de ‘Cardinal’, están resguardados bajo los términos del Derecho de Autor. Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización por escrito de su autor.

Blogs del autor:

 

http://israelmendozatorrespresenta.blogspot.com

http://homosexualidadresponsable.blogspot.com
http://planetaenlibertad.blogspot.com

http://imtdenunciaciudadana.blogspot.com

 

© La vida no es más que el fruto de lo que vamos construyendo. No hagamos lo que no queremos que un día nos hagan a nosotros; porque el tiempo es sabio y pone todo en su lugar, tarde o temprano. . . No hagamos sexo por el simple hecho de hacerlo; porque las enfermedades serán la peor consecuencia… La mejor arma contra la ignorancia es la lectura; aprendamos a leer más para ampliar nuevos horizontes en nuestra mente…

 

 

Expidan todos sus comentarios, quejas o sugerencias al correo electrónico: Correo electrónico
 

¡Hasta la próxima!
 

 
 
 
© VeracruzGay.com & Israel Mendoza Torres ● 2009 ● Derechos Reservados ● México