CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 

Columna 053:
Todo por alcanzar la Gloria

 
 
 
CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 
Por: Israel Mendoza Torres.
 
 

Fotografías:
Copyright © Todas tomadas de Internet.

 

La ciudad de México se vio ensombrecida por las nubes cargadas de llanto. Durante el trayecto que recorría para Insurgentes sur escurría el agua por todos lados. El viento hizo lo propio. Los automóviles avanzaban con enorme sigilo. No había manera de caminar por las aceras. El reloj marcaba algunos minutos después de las cuatro de la tarde.

 

Recorrían las manecillas y el tiempo no daba tregua. El anunció de una guerra torrencial entre las nubes nos golpeaban a todos. El frío comenzaba a asomarse. Mi urgencia era llegar a tiempo para refugiarme en algún sitio y poder comer. Para después irme a despedir a una mujer que emana magia y música.

 

Llegar a la fiesta de despedida de una cubana que salió hace muchísimos años de la isla en la que nació para encontrar la vida que hoy puede presumir; pero sobre todo, respirar libertad.

 

Mi compañero sentimental pasó por mí a las afueras del apantallante World Trade Center. Manejamos con precaución. La avenida Monterrey estaba saturada. Durante nuestro recorrido por las calles mojadas el frío sacudía sin cesar y con mayor fuerza. Cuando llegamos a Florencia y Reforma, frente a la Glorieta del Ángel de la Independencia la lluvia enfureció aún más.

 

La avenida Reforma recorrimos para acudir a nuestra cita a la que habíamos confirmado con nuestro boleto de acceso desde hace más de un mes. El caos vehicular ya denotaba su presencia desde el Museo de Antropología e Historia. El tránsito era lento. Al fin llegamos; parecía que nunca lo haríamos.

 

 

No sabíamos en qué lío nos meterían de nueva cuenta: el estacionamiento del Auditorio Nacional ya estaba lleno —como si no hubiéramos tenido ya suficiente con el tráfico y la lluvia—. Habrá que buscar un sitio dónde dejar el automóvil, según los vigilantes, detrás del recinto. Cerca de media hora estuvimos varados. El cupo también estaba llenó. Poco más de un centenar de vehículos se vieron afectados.

 

La angustia era impresionante por tantísimo conflicto en las calles, el tráfico, la lluvia… cómo es posible que la ciudad esté convirtiéndose en un callejón sin salida. Inundaciones por doquier. Dimos vuelta y nos dirigimos hasta la avenida Presiente Masarik. Ahí encontramos un estacionamiento —¡qué alivio!—.

 

Regresamos al lugar de nuestra cita en taxi que nos cobró 12 pesos. Corrimos por las escalinatas para tratar de llegar en el menor tiempo posible.

 

Aún había gente transitando tratando de llegar.

De Cuba para México

 

Entramos al majestuoso Auditorio Nacional. Abrimos las puertas de la sección en donde se encontraban asignados nuestros asientos y la voz de Gloria Estefan era impresionante entonando ‘Let’s Get Loud’ (que la hemos escuchado en la voz de Jennifer López, pero de la autoría de esta cubana extraordinaria y de Kike Santander).

 

Nos habíamos perdido del gran opening con la fastuosa canción ‘Oye’ (cuya autoría es de Gloria y Emilio Estefan Jr., Randall Barlow y Angie Chirino, y que está incluida en el disco Gloria!), en la que apareció con un bello vestido rojo del tipo rumbera (muy cubana), y ‘Tres deseos’, entre otras. “Veo a muchos latinos”, expresó hacía el público.

 

Una velada en la que cantó algunos de sus éxitos y con los que se ha mantenido, por décadas, en el gusto del público. Aunque faltaron muchísimos temas más. Fue presentando, uno a uno, a los integrantes de su banda ‘Miami Sound Machine’. Posteriormente pidió a los asistentes dieran un fuerte aplauso a su hija Emily, quién ejecutó la pieza ‘Play that funky music’ en la guitarra eléctrica y la batería —no cabe duda que el talento se hereda—.

 

La fiesta cubana, que duró poco más de dos horas, hizo que varios asistentes nos pusiéramos de pie para bailar los ritmos tan deliciosos que tocaba la maravillosa banda de músicos. Mientras Emilio Estefan, su esposo, grababa todo el concierto en su cámara. Gloria no dejaba de mandar saludos, desde el escenario, a sus seguidores. Mientras que ellos, los que lograron llegar hasta el pie del escenario, le entregaban rosa, cartas y hasta crucifijos.

 

 

Tú me pediste que cantara esta canción y lo voy a hacer en portugués… porque él vino desde Brasil”, y así fue, ‘No te olvidaré’ fue la canción que interpretó a capella y dirigiéndose a un seguidor que se encontraba brincando de gusto que Gloria le cantara exclusivamente a él.

 

Entre los éxitos que Gloria interpretó estuvieron ‘Con los años que me quedan’, ‘No me dejes de querer’, ‘Rhythm is gonna get you’, ‘Santo, Santo’, ‘Cuba libre’, ‘Turn the beat around’, ‘Mi tierra’, ‘I just wanna be happy’, ‘Oye mi canto’, ‘Dr. Beat’, ‘Conga’, ‘1, 2, 3’, entre otras más. Tuvo tres vestuarios: un rojo del tipo rumbera, un blanco floreado y un negro casual.

 

 

Al final, todo el público pidió otra más y ella concedió. Y al ritmo de música disco convirtió el escenario en una gran pista de baila con sus músicos, los tres coros, cuatro bailarines y ella misma. Y así es como Gloria Estefan dijo adiós a su público mexicano que se quedó con ganas de un show mucho más espectacular; y aunque su voz llena el escenario sólo contó con pantallas gigantes como escenografía.

 

Un espectáculo por demás entrañable, bailable y lleno de melancolía por que la interprete y compositora cubana, nacionalizada estadounidense, dijo adiós a los conciertos masivos. Fue su despedida.

Tú me pediste que

cantara esta canción

y lo voy a hacer en

portugués… porque

él vino desde Brasil

 

Y desde aquí le enviamos un enorme aplauso por todos esos años de carrera, por todos esos momentos de felicidad que nos dio, esas sonrisas que nos robó con sus canciones, las lágrimas que nos arrancó con sus interpretaciones… por todo lo que provocó en nuestros corazones. —No es un adiós, es sólo un hasta pronto, Gloria—. Porque una voz y un sentimiento como el que ella posee, nunca se olvidan.

La salida…

 

Todos los asistentes salimos, y la lluvia nos aguardaba. Ella sí que no dijo adiós. Filas enormes de taxistas querían hacer su agosto. Bien dicen que de la tragedia ajena… y así fue. Cada taxista quería cobrarnos, para regresar a Masarik, entre 100 y 150 pesos (cuando el taxista que nos llevó al Auditorio cobró 12 pesos). Y así queremos pertenecer a un país de primer nivel, de primera categoría… si no hay momento desperdiciado para el abuso —¿y la PROFECO?—. Muchos preferimos caminar con sombrilla en mano.

 

 

La noche era romántica. El frío, la lluvia y el reloj apuntando casi la media noche nos invitaba a un momento de amor. Así es que cenamos en un lujoso restaurante de Masarik en donde cenamos deliciosamente. Los meseros cordiales ya sentían el frío y las ansias de irse a sus casas a resguardarse; pero la jornada aún no terminaba. —¡Qué momento tan memorable, también!—.

 

Y así es como un solo día se vio convertido en una odisea para decirle hasta pronto a una verdadera estrella, a una verdadera cantante, a una verdadera artista: Gloria Estefan.

 

 

IMPORTANTE: Copyright © 2009 Israel Mendoza Torres. La columna ‘Cardinal’, así como El logotipo y nombre de ‘Cardinal’, están resguardados bajo los términos del Derecho de Autor. Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización por escrito de su autor.

Blogs del autor:

 

http://israelmendozatorrespresenta.blogspot.com

http://homosexualidadresponsable.blogspot.com
http://planetaenlibertad.blogspot.com

http://imtdenunciaciudadana.blogspot.com

 

© La vida no es más que el fruto de lo que vamos construyendo. No hagamos lo que no queremos que un día nos hagan a nosotros; porque el tiempo es sabio y pone todo en su lugar, tarde o temprano. . . No hagamos sexo por el simple hecho de hacerlo; porque las enfermedades serán la peor consecuencia… La mejor arma contra la ignorancia es la lectura; aprendamos a leer más para ampliar nuevos horizontes en nuestra mente…

 

 

Expidan todos sus comentarios, quejas o sugerencias al correo electrónico: Correo electrónico
 

¡Hasta la próxima!
 

 
 
 
© VeracruzGay.com & Israel Mendoza Torres ● 2009 ● Derechos Reservados ● México