CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 

Columna 064:
Anorexia: de la belleza a la muerte

 
 
 
CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 
Por: Israel Mendoza Torres.
 
 

Cada vez que hojeamos una revista o miramos la televisión, somos presa de la telaraña que nos tejen los anuncios comerciales. Novedades de perfumería, zapatería, cosméticos, afeitadoras, ropa… para hombre, encontramos como imagen principal a un modelo guapo y extraordinariamente delgado.

 

La preocupación por el aspecto físico era conflicto exclusivo de las mujeres. En la actualidad, el porcentaje de hombres inquietos por su imagen se incrementa.

 

Tal preocupación, influye en la aparición de males patológicos como la anorexia. Este trastorno alimentario surge por el bombardeo comercial que a diario estamos expuestos; pero, también por razones psicológicas. Y bien dicen que toda perfección es compartida por la obsesión incalculable.

 

El verse estéticamente bien del cuerpo es un problema constante, también, entre hombres; que trae consigo problemas como la propia anorexia. Y no sólo hablamos de los homosexuales, también la enfermedad afecta a heterosexuales.

 

Copyright 1: © TeensBoysWorld. Modelo: Cyrill.
2, 3 y 4: © Tomadas de Flickr®.

 

La anorexia es la pérdida del apetito; es definida, también, como:

 

• Anorexia mental, enfermedad psicosomática que cursa con rechazo del alimento, adelgazamiento consiguiente e incluso caquexia (estado general esquelético), como lo menciona el ‘Manual de Psicología y Pedagogía’ de editorial océano.

 

Esta patología es considerada como un trastorno de la conducta con desviaciones en los hábitos alimentarios; esto se ve reflejado por un rechazo definitivo a mantener el peso corporal en los valores estándar (recomendables), dependiendo de la edad y la estatura.

 

Transportándonos a la historia, la anorexia nace, aproximadamente, en la Edad Media, pues las monjas fieles a San Jerónimo se auto impusieron el ayuno obligatorio, esto con el fin de retrasar el periodo menstrual; o en el caso de la Princesa Margarita de Hungría que murió de debilidad por falta de alimento (inanición intencionada). Aunque lejos de ser conflictos por la imagen o verse bellas; era, básicamente, por creencias religiosas.

 

Pero un caso en el que se puede decir que la anorexia es considerada como parte del boom mercadológico, es la aparición de las modelos esqueléticas, como fue el caso de Laetitia Casta. O bien, cuando salió al mercado la famosa muñeca ‘Barbie®’, se les inyectaba, de manera indirecta a las niñas, cómo debían ser en su etapa adulta, si querían ser bellas y exitosas. Desde ese momento la cultura europea y norteamericana comienzan a envolver a toda América Latina.

 

A través del tiempo, los diseñadores crearon marcas para hombre —que hoy en día son de las más prestigiadas en el mundo—. Y alcanzando la publicidad, se necesitó modelos masculinos para mostrar ropa de hombre, ya que con los maniquíes pensaban que eran vestuarios para homosexuales.

 

Con los primeros anuncios en Europa mostrando ropa de diseñador para caballero, la imagen se centraba en hombres muy delgados, con una apariencia estéticamente ilusoria (incluso, a la fecha, los modelos masculinos siguen siendo estéticamente bellos tanto en cuerpo con en cara).

 

Hoy por hoy, al tomar el poder “fashionista”, los homosexuales comenzaron a forjar la misma imagen del modelo en el catálogo o anuncio comercial que embiste la moda.

 

 

Y para alcanzar dicha imagen ‘estética’, los adolescentes y adultos, recurren a dejar de probar alimento, preocuparse por sus medidas, por cómo se les ve el vestuario que lucieran en el antro o con sus amigos o pareja.

 

Pero no siempre es por razones mercadológicas; por un desorden en el estado de ánimo también se genera la enfermedad. Todo, debido a las depresiones constantes que sumergen a los adolescentes y hombres adultos; incluso, a personas de edad avanzada.

 

Los síntomas de éste mal patológico son el rechazo total a la comida, constante terror a engordar, ansiedad por comer en soledad, ingieren los alimentos con lentitud, nace una exageración en las dietas, presentaciones de problemas al dormir, mayor hiperactividad, aislamiento del apetito sexual, ideas generadas por la imagen gorda aunque así no lo sea; entre otros síntomas más, como la aparición de la bulimia —amiga incondicional de la anorexia—.

 

Existen cuatro tipos de anorexia:

 

• Nerviosa primaria, no hay más enfermedad que el miedo a subir de peso.

• Nerviosa restrictiva, hace uso de elementos como el ayuno y la dieta, sin necesidad de tomar laxantes o recurrir al vómito.

• Nerviosa secundaria, es debido a una enfermedad psiquiátrica como la depresión o esquizofrenia.

• Bulimarexia, come demasiado, provocándose posteriormente el vómito o ingiere laxantes.

 

Todas tienen cura, siempre y cuando, el individuo esté convencido de querer la ayuda brindada por los psicólogos, nutriólogos y familiares y/o pareja.

 

 

En la mayoría de los casos, la enfermedad es negada a nivel consciente. El tratamiento comienza con una psicoterapia, para regresar al paciente el autoestima que ya ha bajado demasiado —pues al no aceptarse como se es, y exagerar en tener una imagen ‘bella’ por vanidad y no por salud, es no contar con la suficiente estima—.

 

Los individuos que padecen ésta enfermedad, regularmente, son tratados como berrinchudos, inmaduros o con pensamientos artificiales de la salud; sin embargo, el decir frases como “te quiero hijo (amigo o mi amor)”, “eres importante para nosotros”, “vales por lo que eres por dentro”, suelen ser tomadas como inútiles, pero son indispensables para el paciente.

 

Hay que comenzar a eliminar otras frases más como “gordito”, “me gustan los gorditos como tú”, “¿subiste de peso, te veo más llenito?”, pues consciente e inconscientemente siembran en la persona un sentimiento de culpa y de querer ser quien no es. Quizá a su pareja sí le gusten los hombres de mayor peso, pero al individuo en cuestión, quizá, no le agrade saberse “llenito”.

 

Según un estudio realizado en Argentina, el 95% de las mujeres padecen éste mal, mientras que los hombres solo el 5%; que dentro de ese mínimo porcentaje dado a la comunidad masculina, el 95% son homosexuales.

 

Es muy común ver a jovencitos homosexuales luchar en competencias por ganar el título del más delgado, guapo, etc. Y a los que están sobre un peso arriba del recomendado es discriminado por amigos; e incluso, por la misma pareja. Es por ello que surge la anorexia en ellos, por no sentirse solos y por estar bien con su hombre.

 

La esfera homosexual está ligada a muchas cosas que no han favorecido a sus integrantes, como es la discriminación entre homosexuales por color, edad, status social, el tamaño del miembro, o por la apariencia (peso corporal).

 

Solo recordemos que la belleza y todo lo superficial un día se alejará de uno mismo, y la verdadera razón por la que un ser humano se puede sentir bien ya no estará, como los amigos, una pareja, la familia. Hagamos consciencia de lo poco favorable que se ha conseguido y de lo menos grato, que en más, se ha alcanzado en la diversidad sexual.

 

Y esto me lleva una reflexión:

 

¡Qué ironía, los homosexuales buscamos el respeto, la tolerancia e inclusión a los diversos sectores sociales, institucionales y familiares; mientras que por otro lado, entre nosotros mismos adoptamos esos factores que tanto nos lastiman! —y claro, no puedo generalizar, pero si colocarlo dentro de una gran mayoría.

 

La anorexia es un mal que necesita ser tratado, y que en la actualidad embiste a la mayoría de los homosexuales; pues ya no es un trastorno alimenticio exclusivo de las mujeres.

 

 

 

IMPORTANTE: Copyright © 2010 Israel Mendoza Torres. La columna ‘Cardinal’, así como El logotipo y nombre de ‘Cardinal’, están resguardados bajo los términos del Derecho de Autor. Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización por escrito de su autor.

Blogs del autor:

 

http://israelmendozatorrespresenta.blogspot.com

http://homosexualidadresponsable.blogspot.com
http://planetaenlibertad.blogspot.com

http://imtdenunciaciudadana.blogspot.com

 

© La vida no es más que el fruto de lo que vamos construyendo. No hagamos lo que no queremos que un día nos hagan a nosotros; porque el tiempo es sabio y pone todo en su lugar, tarde o temprano. . . No hagamos sexo por el simple hecho de hacerlo; porque las enfermedades serán la peor consecuencia… La mejor arma contra la ignorancia es la lectura; aprendamos a leer más para ampliar nuevos horizontes en nuestra mente…

 

 

Expidan todos sus comentarios, quejas o sugerencias al correo electrónico: Correo electrónico
 

¡Hasta la próxima!
 

 
 
 
© VeracruzGay.com & Israel Mendoza Torres ● 2010 ● Derechos Reservados ● México