CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 

Columna 068:
El enemigo en casa

(parte 2)

 
 
 
CARDINAL®, Responsabilidad y Compromiso Fundamental
 
Por: Israel Mendoza Torres.
 

Fotografías: Copyright © Tomadas de internet.

 

El año pasado, al norte del país, Felipe Calderón, Presidente de México, indicó que era mucho más importante contratar agencias de relaciones públicas que construir carreteras. Ha preferido gastar el dinero de los mexicanos en agencias, cuyo objetivo profesional es mentirle al exterior: perfilarán un paraíso en México. Porque ese es el trabajo de las agencias de relaciones públicas, mostrar únicamente lo que ‘el cliente pida’: maquillar datos.

 

Y no, no niego que geográficamente México es hermoso, bellísimo, un edén, lleno de gente honesta y trabajadora… pero la situación del país no es de un paraíso social, precisamente. La imagen que proyectarán será como en el desierto: los espejismos aparecen cuando el calor ha terminado con todas las posibilidades de sobrevivencia. Todo mientras el país sangra, se ensucia por tanta podredumbre.

 

El enemigo en casa

 

 

Hace un par de meses estuve en la Junta de Conciliación y Arbitraje, ubicada casi a un costado de la estación Ferrería, del Sistema de Trasporte Colectivo Metro, en la ciudad de México. Pude darme cuenta cómo las notificadoras (al menos fue mujer de la que puedo dar fe) que visitan a las empresas para entregar los avisos del IMSS ante una querella laboral, ‘hay que darles dinero’ para que hagan su trabajo. Y aún así no lo hacen.

 

Cómo es posible que estas corruptas ensucien el puesto en el que están como funcionarias públicas. Estudiaron licenciaturas para sentarse en un escritorcillo a comer, pintarse las uñas, arreglarse y, además, mantener los expedientes de los trabajadores sobre él.

Sus nombres completos ni siquiera los quieren mencionar (nadie los sabe), “sólo

 

llámeme así (nombre)”. Es por el miedo que les provoca ser denunciadas ante la Función Pública. Y sí alguien se atreve a denunciarlas, sus expedientes pueden desaparecen en cuestión de minutos. Qué nefastas personas (que además, presumen a dónde se fueron e irán de vacaciones).

 

Asimismo, me preguntaba, ¿qué ha pasado con los culpables que mataron al hijo de aquella señora que le dijo al Presidente Calderón, en Ciudad Juárez hace un par de meses, “no es bienvenido”?.

 

Le señalaron, a dicha mujer, que habían encontrado un culpable. Y al supuesto culpable lo amenazaron con violar a su esposa si no decía que él había cometido el crimen. Qué actos tan viles, cobardes e inhumanos. Sólo habrá que esperar que la vida les cobre, hasta con una factura mucho mayor. Esa es la justicia que vivimos en México. No sólo ocurre actos de cobardía en la administración del actual Presidente, los actos viles vienen desde la época del PRI.

 

Y la “justicia” ahí quedó: sin más qué decir y hacer. Y los buenos para nada que se encargaron de la ‘investigación’ sentaditos en sus escritorios, ideando qué otro dedo nos van a dar a chupar a todos los mexicanos.

 

Pareciera que en México no se tienen alternativas: quedarse callado después de un acto criminal. Pues si se quiere denunciar, el asesinado es irremediable para el delator. Así le ocurrió a Ausencio Eng Miranda. Un hombre que, como muchos, estaba cansado de tantas palabrerías de las autoridades; en tanto, el índice delictivo se incrementaba rápidamente.

 

Eng Miranda encabezó, el 11 de abril de 2010, una marcha en Tampico para evidenciar el rechazo a las extorsiones, secuestros, asesinatos y la inseguridad en general que se vivía en su entidad. Mil 500 personas marcharon por el mismo fin.

 

El lunes 21 de junio de ese mismo año, Eng fue encontrado, sin vida, con golpes, fracturas y en ropa interior. Los muy cobardes, lo secuestraron ante las miradas de los habitantes del Fraccionamiento Unidos Avanzamos Más, en Altamira. Fue un mensaje ruin, cobarde para todos los demás.

Actualmente podemos presenciar la injusticia perpetrada hacia toda una familia. Rubí fue asesinada por el que fuera su esposo en Ciudad Juárez. Este individuo fue absuelto por ciertos jueces corruptos.

 

 

Posteriormente, la madre de Rubí, Marisela Escobedo, se convirtió en una aguerrida activista para exigir justicia por la muerte de su hija.

 

La señora Marisela, mostró a los medios de comunicación (muchos de ellos, también corruptos) las pruebas que había “mano negra” en el juicio contra el asesino de su hija. Y como el cobarde pertenece a una red de criminales de Chihuahua, los jueces no dudaron en ponerlo en libertad. El aparato de justicia comenzaba a cimbrarse por las declaraciones de Escobedo.

 

 

Marisela Escobedo Ortiz fue asesinada frente al Palacio municipal de su entidad hace un par de semanas. Nadie dijo ni hizo nada: cuando los medios informativos comenzaron a dar razón de este crimen, el Procurador de la entidad dijo que removerían de sus cargos a los jueces implicados.

 

En el momento en que velaban a Escobedo, un grupo armado incendió el negocio de Manuel Monje Amarán, cuñado de la activista, y fue secuestrado. Días después, el pariente de Marisela fue encontrado muerto.

 

El portavoz de la Fiscalía General del Estado, Carlos González Estrada, sólo se limitó a decir que se trataba de un caso aislado, que no tenía nada que ver con la muerte de Marisela Escobedo. Insisto una vez más, a dónde está el pueblo mexicano para dejar de creer en este tipo de declaraciones absurdas y vergonzosas.

 

Hoy, la familia pide asilo político a Estados Unidos; aún no les han querido resolver. Hasta dónde alcanza dicha red de corrupción, de mentes cobardes que por un dinero mal habido se prestan a ejercer injusticia con todo el aparato de la legalidad en Ciudad Juárez.

 

En tanto, César Duarte, actual gobernador de Chihuahua, sólo se ha limitado a decir que lamenta y condena la muerte de la activista mexicana. Y tanta cobertura que le dio Televisa al momento de tomar posesión y sólo quedan en viles discursos.

 

Estos son los asesinos de Rubí y Marisela:

 

Ahí estamos: los mensajes de Calderón, los gobernadores y presidentes municipales sólo se quedan en charlatanería. Pero su cheque mes con mes les llega. Eso sí, qué comer en su mesa hay, mientras millones de mexicanos sufrimos por la inseguridad, por la impunidad en el aparto de justicia...

 

Vaya qué cena navideña habrán degustado con sus seres querido, mientras en sus conciencia cargarán tantos trapos enlodados. ¡Buen provecho!

 

Esto, no es más que una revancha entre pandilleros de alcantarilla (desde sicarios, repartidores de droga, hasta autoridades corruptas e infiltrados) que se disputan ‘plazas’ dentro del país; la muerte ya ha alcanzado a numerosos ciudadanos inocentes, trabajadores… incluso a niños.

 

El virus se sigue apoderando

 

La corrupción se ha desplegado a muchos sectores. Es un virus que se vuelve inmune gracias a los poderíos; y, lamentablemente, también a nosotros mismos. Sé que al ahorrarse tiempo, al querer que la pesadilla acabe ‘hay que dar dinero’, pero ¿qué se puede hacer? Creo que se necesita voluntad por parte de todos. A muchos de los que estén leyendo esta, mi opinión, ni caso prestarán.

 

La introducción de armas de fuego a los reclusorios es la prueba. Autoridades que permiten el paso de artefactos por una módica cantidad. Después dicen que no sabían nada de eso. ¡Qué sinvergüenzas, y hombres de baja categoría! Pero cuando tienen un arma, a mujeres por doquier… ahí sí son ‘muy hombres’. Déjenme traerlos a la tierra de nuevo: eso no es de hombres; distan mucho de serlo; eso es de cobardes.

 

La prueba es clara. El viernes 7 de mayo, militares y policías aseguraron un arsenal impresionante a los reos del reclusorio estatal de Puente Grande, Jalisco, en Guadalajara: dos rifles AR-15, una pistola calibre 25 milímetros, una pistola calibre 9 milímetros, 763 cartuchos de diversos calibres, 18 cargadores, 75 celulares, 11 cargadores para celular, 2 laptops, 2 grabadoras; y, por si fuera poco, kilo y medio de cocaína.

Así mismo, el Distrito Federal ha sido blanco de ejecuciones. Aunque Manuel Mondragón, Procurador de Justicia del DF ha presumido mantener la ciudad segura; no lo ha sido del todo.

 

 

El viernes 28 de mayo, dos hombres fueron hallados muertos dentro de un vehículo en la calle Pachuca, en la colonia Condesa; uno más quedó herido. Fueron nueve disparos de un arma de fuego calibre 9 milímetros. Balaceras como si estuviéramos en el viejo oeste.

 

No, no fue el único caso. En la colonia Santa María Ticomán, correspondiente a la delegación Gustavo A. Madero, un hombre de 20 años fue encontrado sin vida dentro de un automóvil de lujo con placas del Estado de México.

 

Y sin sorpresa, otros cobardes

 

La conocida Zona Rosa, ubicada en la delegación Cuauhtémoc, dentro del Distrito Federal, es ya, blanco de agresiones hacía homosexuales. Es una zona donde parejas o amigos degustan de la buena comida en diversos restaurantes, de las tiendas de ropa accesorios, etcétera; pero también podemos encontrar a “hombrecitos” que dicen ser muy “hombres” y comienzan a agredir homosexuales.

 

 

Hombres cobardes que se hacían acompañar interceptaban a parejas gay, o individuos que a detalle sabían sobre su preferencia no heterosexual, propinándoles sendas bofetadas y amenazándolos.

 

Homófobos que se resisten a vivir en una esfera de cordialidad y respeto hacia los demás individuos. No cabe duda que los cobardes siempre acechan en compañía para acallar sus propios complejos.

 

Hace poco, recibí agresiones verbales por parte de dos cobardes muchachitos mientras viajábamos en el Metrobus. La razón fue el beso que le di a mi novio mientras lo despedía. No les dije nada. Eran dos tipos que se conformaron con el empleo que tienen y no tienen aspiraciones para mejorar su calidad de vida. En fin, demostré que soy mejor persona que ellos.

 

Y dicen que un homosexual es ‘gallina’ (¿?), y ellos acechan siempre cuando van juntos.

 

 

IMPORTANTE: Copyright © 2011 Israel Mendoza Torres. La columna ‘Cardinal’, así como El logotipo y nombre de ‘Cardinal’, están resguardados bajo los términos del Derecho de Autor. Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización por escrito de su autor.

©
La vida no es más que el fruto de lo que vamos construyendo. No hagamos lo que no queremos que un día nos hagan a nosotros; porque el tiempo es sabio y pone todo en su lugar, tarde o temprano. . . No hagamos sexo por el simple hecho de hacerlo; porque las enfermedades serán la peor consecuencia… La mejor arma contra la ignorancia es la lectura; aprendamos a leer más para ampliar nuevos horizontes en nuestra mente…

 

 

Expidan todos sus comentarios, quejas o sugerencias al correo electrónico: Correo electrónico
 

¡Hasta la próxima!
 

 
 
 
© VeracruzGay.com & Israel Mendoza Torres ● 2011 ● Derechos Reservados ● México